martes, 29 de enero de 2013

Cuento: El hombrecito de papel. "Día de la Paz"

Había una vez una niña, que se llamaba Eva Beba, que era muy desordenada, y que, a pesar de tener muchísimos juguetes siempre estaba aburrida y enfadada.  Pues se cansaba enseguida de jugar a cualquier cosa.


Un día, tras estar un buen rato en su cuarto jugando con varios de sus muchos juguetes,  y..., antes de recogerlo todo, ...

  .... lo dejó todo sin recoger, y salió de su cuarto,  buscó a su padre, y le pidió otro juguete nuevo, pues estaba aburrida.

 Su papá, que ya estaba acostumbrado a la forma de ser de su hija, le dijo que no le regalaría más juguetes, que tenía demasiados.

Pero, como quería muchísimo a Eva Beba, y no la quería ver triste, decidió regalarle un periódico, para que se entretuviera un rato.
Eva Beba, se quedó un poco confundida, pero se fue a su cuarto y se puso a mirarlo, y a pensar cómo podría jugar con él.
Tocó en su cabeza, el botón de la memoria, para pensar cómo podría divertirse con el periódico,  y se le ocurrió fabricarse un gorro.
 Imaginó que era una Pirata, luego que era Peter Pan , así durante un rato, pero, pronto,  acabó cansandose.


Así que volvió a tocarse el botón de la memoria, y se le ocurrió que podría fabricarse un Barquito de Papel, y se imaginó surcando los mares, entre tiburones,  delfines, caballitos de mar, pulpos, cangrejos,....,    ...Pero, volvió a cansarse y aburrirse.



Entonces,  Eva Beba, se volvió a tocar el botón de la memoria, y,....

¡¡¡...Plin, plan plun...!!!

se le ocurrió hacer una Pajarita con la que jugó, cantó y e divirtió un rato, pero volvió a aburrirse.
Finalmente, volvió a tocarse el botón de la memoria y, se le ocurrió, utilizar unas tijeras para recortar y se fabricó un Hombrecito de Papel, al que llamó Pipo.
y, como Pipo, estaba hecho con un periódico, y la mayoría de lo que dicen los periódicos son cosas malas, empezó a hablar y a contar historias muy tristes, sólo decía cosas malas.
Eva Beba, se enfadó muchísimo y se puso también triste, y no quería oir más historias tristes.   Le ordenó que se callara, pero  no podía.

El Hombrecito de Papel, se marchó.
Y, después de mucho andar, un día se encontró con una LAVANDERÍA, Y...se metió en una Lavadora.   

Se quedó totalmente blanco, y, como no tenía palabras, se habían despintado en la lavadora, no podía hablar, ni decir nada.
Entonces se fue al campo, y allí, tocó la hierba con los pies, escuchó los cantos de los pájaros, olió las flores y vió sus lindos colores, así que se puso muy contento. Y, al estar tan contento, ocurrió que le nació un CORAZÓN.


Y, tanta era su felicidad y lo bien que se sentía que su cuerpo se llenó de todos los colores del Arco Iris, y empezaron a aparecerle palabras.  Su cuerpo se llenó de palabras todas bonita como: abrazar,  amistad, cuidar, ayudar, compartir,.....

Y, a partir de ese momento, como ya tenía palabras, empezó a poder hablar, ....diciendo bonitas palabras.







Entonces, Pipo, se fue a buscar a Eva Beba, que estaba triste y aburrida en su casa, y le enseñó todas las palabras bonitas que llevaba en su cuerpo,  y le contó historias de Amor, de Amistad, de Ayuda,.... de PAZ.
Con estas historias tan bonitas, Eva Beba, dejó de estar triste y aburrida para siempre, y apareció una gran sonrisa en su cara.   Nunca más volvió a estar triste ni aburrida, por que nunca más se separó de este Hombrecito de Papel y de sus palabras.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada